top of page
  • Pluma Informativa 507

Aikido como método de defensa personal para mujeres




Satori Dojo Panamá, como lo ha venido realizando en años recientes, a convocado a mujeres, no importa la edad o condición física, a conocer técnicas fáciles y efectivas de defensa personal, las cuales van encaminadas a ofrecer una alternativa de evitar ser victimas del clima de inseguridad que se vive en la actualidad y que lamentablemente, es este género las más afectadas.


Esta actividad, que fue un éxito y a la vez, un gran descubrimiento para todas las asistentes, que disfrutaron de muchos conocimientos, altamente motivadores, que, hasta ese momento, les eran desconocidos. Una experiencia que, según ellas, debe repetirse más a menudo.


El Aikido es considerado actualmente como una de las artes marciales japonesas más tradicionales, que se identifica porque sus técnicas aprovechan la energía del atacante, para desviarlo o neutralizarlo, usando para ello muy poca fuerza, y aplicando desequilibrios, proyecciones al suelo, dolorosas torceduras, así como efectivas palancas al cuello, brazos o piernas.


Su uso es ampliamente aceptado por la Policía de Japón, el Servicio Secreto de los Estados Unidos, unidades SWAT, servicios de Policía del Reino Unido, por citar los más conocidos.


Esto se debe a que los resultados de su aplicación no derivan en lesiones permanentes (o muerte), producto de la fuerza excesiva, además de ser sumamente eficiente en espacios cerrados, como discotecas, interior de diferentes tipos de transporte, en multitudes, etc.


Satori Dojo Panamá, se ha dedicado a la difusión y entrenamiento de Aikido en Panamá desde hace 28 años, llevando el conocimiento de este arte marcial a todo aquel que lo desee, no importa su género, edad o condición física. Lo único que interesa es su deseo de aprender una nueva forma de vida, ya que, en el trayecto, se incluye una profunda base filosófica de tolerancia y respeto por la vida humana.


El fundador e instructor jefe es el Sensei César Ureña, quien siempre se ha preocupado de la correcta metodología de enseñanza (también es profesor de Marketing a nivel superior), llena de detalles importantes para minimizar las lesiones, que son habituales en este tipo de entrenamientos, así como también, la correcta disciplina que se espera de un verdadero arte marcial tradicional japones.


El Sensei César (como coloquialmente se le conoce), pertenece (y es uno de los dos representantes en Panamá) a la organización de alcance global Iwama Shinshin Aiki Shurenkai («el camino para detener la violencia»), que lideriza Hitohira Saito Sensei, con base en Iwama, Japón. Saito Sensei, a su vez es alumno directo del Fundador del Aikido, Morihei Ueshiba, quien lego en esta familia la preservación de las técnicas originales del arte, misión que permanece y sigue desarrollándose hasta el día de hoy.


Las clases se desarrollan con gran énfasis en el conocimiento del cuerpo y la actitud mental, mediante la metodología del estudio de espada y bastón corto, para ilustrar al estudiante acerca de tiempo y movimiento, técnicas de esquiva, extensión de la energía, técnicas de caídas, etc., que prepararan al estudiante para desarrollar metodologías de defensa cuerpo a cuerpo que el público ve como Aikido.


El Sensei César nos comenta que el Aikido ha impactado tan positivamente en su vida, que los mismos métodos de enseñanza y motivación, se aplican en el dojo, en su trabajo y en su vida diaria. Esto se traduce en autoconfianza, resiliencia y actitud positiva ante las situaciones que se presentan en el diario vivir. El Aikido, en su concepto trasciende el espacio del dojo, para volverse parte importante de su desarrollo como individuo, que interactúa con su entorno y trata de dejar un buen legado para quienes nos precederán en este mundo.

124 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page